Madre de cuatro maravillosos seres, que motivaron mi curiosidad y me animaron a explorar espacios desconocidos, en la búsqueda de una guía para acompañar su crecimiento de manera respetuosa…
En esta dedicada labor de madre a la que me he abocado por completo desde hace 24 años, comprendí que la vida es un largo proceso de aprendizaje, casi como si fuera una gigantesca escuela viva, donde cada enseñanza llega justo cuando la necesitamos, y que no es necesario apurar nada… cada idea, cada pensamiento, cada sentimiento, como cada fruto… madura únicamente en el momento oportuno!!!

Al mismo tiempo, descubrí que la magia de la vida está tanto en el recorrido como en la contemplación del paisaje externo e interior de cada uno de nosotros…. Y entonces, ahora me entrego absolutamente a mejorar el espacio que habito en pos de un futuro de paz para todos. En este camino conocí a Kary y nos propusimos gestar un espacio que nos permita experimentar juntos que el respeto por la naturaleza y el medio ambiente no es otra cosa que el cuidado de nosotros mismos, que los valores humanos son pilares del bienestar y de una convivencia pacífica, pero por sobre todas las cosas, percibir que el amor se manifiesta en las pequeñas acciones cotidianas.

Lisa